La importancia de un buen diseño

El diseño gráfico es una profesión cuya actividad es tomar todos los días y la acción de concebir, programar, proyectar y realizar comunicaciones visuales, producidas en general por medios industriales y destinadas a transmitir mensajes específicos a grupos sociales determinados, con un propósito claro y específico. (Wikipedia)

Nos encontramos en la era del diseño.

Aunque hay diferentes tipos de diseño, todos tienen en algo en común: su objetivo es crear experiencias que sean simples y grafiticantes para los usuarios.

Hoy en día, a diferencia de hace unos años, el diseño no está reservado a unos pocos empresarios con ansia de diferenciarse de sus competidores a través de campañas elitistas y egocéntricas. El diseño se ha convertido en un producto al alcance de todos, un producto de masas. Su buena aplicación garantiza la calidad de un producto por dentro y por fuera, por lo que la elección de un buen diseñador se convierte en ardua e importante tarea.

Las nuevas tecnologías y el auge del uso de las redes sociales, han generado un cambio en la aplicación del diseño gráfico. Los medios a través de los cuales llegar a los usuarios han cambiado por lo que es importante contar con profesionales adaptados a los nuevos tiempos, donde lo digital, lo audiovisual y la originalidad hacen que un producto o marca maquen la diferencia. El diseño hoy cambia la opinión del usuario respecto de la marca, de la compañía o del local, para bien o para mal. Intuitivamente el usuario entiende cuando una página está mal diseñada y asocia esa frustración o esa decepción con la marca.

Como supo decir Michael Eisner, ex CEO de Disney, “Una marca es una entidad viva. Y se modifica en el tiempo, se enriquece o se deteriora a través de miles de pequeños gestos”. Esto sigue siendo cierto pero hoy en día sucede mucho más rápido y las experiencias son compartidas instantemente entre millones.

En esta nueva era del diseño los ejecutivos deben entender que transformar un producto en algo memorable podría hacer toda la diferencia. La idea no es que el diseño se adapte a una estrategia de marketing sino que guie la innovación y cree ventajas competitivas, aumente la satisfacción de los empleados y los clientes y, finalmente, que aumente las ganancias.

Terminamos con una frase de Otl Aicher (diseñador gráfico y tipógrafo alemán):

El diseño era, antes de convertirse en una magnitud predominantemente económica, un movimiento cultural cuya meta era superar la clásica cultura de la burguesía.

Imagen: “Félix Baumgartner da alas a Red Bull“. Si tuviéramos que quedarnos con una campaña de marketing que haya revolucionado y marcado un antes y un después en este 2012, esta ha sido de Red Bull con su último reto, el “Red Bull Stratos”, que no sólo es un gran hito deportivo y científico, sino también un hito en la creación de marca. El lanzamiento del austriaco Félix Baumgartner en caída libre desde la estratosfera, consiguió acaparar la atención de millones de personas en directo desde todos los rincones del mundo.

Loading